Patrimonio menorquín

PUBLICADOS

AL INDIVIDUO QUE DESTROZA EL PATRIMONIO MENORQUÍN

Diario de Menorca 20 Mar 2018

Despreciado individuo:

Le escribo esta misiva segundos después de haber abierto el periódico y haber leído que ha pintarrajeado hasta arriba, con estúpidos dibujitos y símbolos que muy probablemente ni Ud. mismo entiende, sa Naveta des Tudons, una estructura prehistórica construida por seres, sin duda, más humanos. Supongo que, como la ignorancia es atrevida, se habrá sentido orgulloso de la repercusión de su fechoría y habrá sacado pecho ante sus colegas, los cuales me figuro como usted, tarados y cejijuntos, hablando en onomatopeyas de simio carnicero y celebrando con golpes de pecho y botellas quebradas a cabezazos lo que tan dañinamente ha estropeado.

 

No voy a admitir cuáles serían las represalias que yo tomaría, si de mí dependiera, contra su persona, pues de hacerlo podría acusárseme de amenazas reales y creíbles contra su integridad. En esta carta, que intuyo no leerá porque imagino que eso es algo que escapa a su capacidad, solo deseo transmitirle una reflexión que quizá nunca nadie le ha compartido.

 

No sé si es usted mismo el imbécil que hirió de igual forma Sa Bassa Verda, ese entorno natural y puro al que muchos nos acercamos en días soleados para deleitarnos con su belleza. No sé si es usted el que también está detrás de aquellas pintadas horrorosas y detestables, o es que los de su nivel y calaña se reproducen como un mal virus por el territorio y se dividen los bienes culturales y naturales a malograr. Sea lo que sea, ha de saber que lo que ha hecho en sa Naveta des Tudons no se lo ha hecho a la piedra: se lo ha hecho a todos los menorquines y, en realidad, a toda la humanidad.

 

Ignoro quiénes han sido los responsables de su educación, pero desde aquí, les compadezco. A veces, por mucho que uno le ponga empeño, existen individuos nacidos con ciertos límites de entendimiento, y como muestra, un botón. Pero más allá de las pocas luces que alumbren su escasa mollera, hay algo que no comprendo: ¿Cuál ha sido el móvil de su delito? Es posible que la respuesta esté en las bases de un sistema que no impulsa a los jóvenes, que los tiene abandonados como muebles en un desván, carcomidos por el polvo de la desigualdad y la falta de amor por el futuro. Gobernados por fantoches que sólo aspiran a su propia riqueza, es posible que no sea ni siquiera su culpa, puede que haya tenido una vida miserable que no le enseñó ni un gramo de historia, ética ni valores porque las circunstancias de sus tutores, de tan apremiantes, lo impidieron. Una vez leí que los delincuentes y psicópatas podrían extinguirse de la faz de la tierra con amor. La lástima que siento por usted, si lo pienso detenidamente, créame que es infinita.

 

Le he hablado como a un adulto porque, deduzco, que para llegar a esos lugares ha tenido que ir sobre un vehículo a motor. Puede que sea un tierno chaval de 16 o 18 años perdido, atolondrado y malquerido, y si es así, no se esconda, no sea cobarde: busque ayuda, admita su error, y procure crecer lejos de quienes le aplauden estas atrocidades. Aunque le advierto que toda la Isla está furiosa: espero que enmiende, desde el corazón, lo que ha hecho. Y ojalá sea pronto: la rabia de un pueblo es un fuego difícil de amainar.

 

PUBLICADOS

Artículos, opinión, ficción.

CONTACTO

 

Email: hola@danielagarciatabares.com

 

© Copyright. All Rights Reserved.

Todos los derechos reservados